Compartir...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Una situación muy grave se registró este fin de semana en la zona de Libertad y Kiyú.

El sábado en la madrugada Fernando llama al policía destacado en Kiyú para pedir ayuda. Su esposa de 21 años, embarazada de cinco meses, estaba con pérdidas y tenía contracciones frecuentes. Ambos estaban en su casa, en la zona del Parador Grande.

El policía llegó en el móvil a la casa de la joven pareja. Ante la situación que encontró, se comunicó con la Seccional
Séptima de Libertad, pero desde allí no mandaron el patrullero para efectuar el traslado. En cambio, sí avisaron al hospital de Libertad.

El médico que estaba de guardia en el hospital, llama a la pareja y el esposo de María, le cuenta que la
muchacha está “con pérdidas, le dije que iba a perder el bebé”.

El médico, por teléfono le dice que “eso no es un aborto, son cólicos”. Le dice que “se tome un zolben y una buscapina”.

El padre del bebé le pide que manden una ambulancia para trasladar a la señora.

El doctor le contesta que no va a mandar ambulancia porque “acá no tengo ni partera, ni ginecóloga. Aguantáte hasta mañana y te venís hasta el hospital”.

El hombre decide pedirle a un vecino que los lleve hasta el hospital de Libertad. Cuando el vecino viene a trasladarlos, la señora rompe la bolsa, en la puerta de su propia casa.

En el hospital de Libertad, los atiende un doctor, que “ni la revisó”. La señora fue revisada por una enfermera y un
enfermero.
Cuenta Fernando que “le tomaron la temperatura, la presión y saturación de oxígeno en sangre”

La muchacha es derivada en ambulancia hacia el hospital Pereira Rossel. Llegaron a las 5:15.

A las 8:30, el personal médico constató el fallecimiento del bebé.

 

“Estamos destrozados”

El esposo de la señora, indicó a CampoCiudad.com que van a presentar una denuncia por “mala praxis y negligencia” del médico que estaba en el hospital de Libertad y reclama JUSTICIA.

Fernando indicó que “estamos destrozados, pasamos llorando. Al bebé, ya le sentíamos las manitos, las patitas. No hay nada que alivie este dolor que sentimos”

En estos momentos la muchacha tiene una profunda depresión y continúa internada en el hospital Pereira Rossel.

Compartir...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+