Medio centenar de personas sería el equipo que comenzaría a trabajar, una vez que la planta de la ex Schreiber Foods, vuelva a funcionar.

En estas horas la empresa Biocoit S.A. ha presentado la solicitud ambiental al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

La firma, una vez obtenidas las autorizaciones correspondientes, daría nueva vida a la planta que utilizó la desaparecida Schreiber Foods en el año 2015. El proyecto presenta algunas diferencias con la empresa anterior.

De acuerdo a la información presentada en esta solicitud, podemos dar cuenta que, en cuanto a la ocupación de personas, la empresa plantea que en la etapa de operación “el personal se compone de 3 personas en administración, 9 en mantenimiento, 35 en planta y 4 en limpieza”.

Está previsto que “la planta operará de lunes a viernes en dos turnos de 9 horas 35 minutos. Los días sábado y domingo se prevé que se realicen tareas de mantenimiento. El horario de trabajo será entre las 6 y las 23 horas y se operarán 22 días al mes en promedio”

La planta industrial va a elaborar quesos, manteca y yogur, entre otros derivados de la leche.

Se define al proyecto como “Planta de elaboración de productos alimenticios” y se ubicará en La Boyada, ruta 1 km 91.500, muy cerca de la ciudad de Ecilda Paullier.

El presidente de Biocoit S.A. es Hermann Quiring, quién ingresó como médico veterinario a la empresa Claldy y culminó su carrera como gerente general de aquella compañía.

También está estrechamente vinculado a este emprendimiento el técnico lechero Martín Sosa, quién trabajó en Schreiber Foods, hasta su cierre.

 

FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA

Ante la DINAMA, la empresa indica que “la selección de este sitio se justifica principalmente por el hecho de contar con un complejo industrial dedicado a la fabricación de productos lácteos que no se encuentra en funcionamiento pero que cuenta con el mantenimiento de los equipos necesario para su reinicio.
La principal ventaja se centra en que no será necesaria la construcción de una nueva planta industrial, por lo que los aspectos ambientales vinculados a esta etapa serán mínimos, ya que sólo se requerirán modificaciones para el proceso industrial en sí y en el tratamiento de efluentes. Además, este complejo se sitúa en un lugar estratégico para el recibo de leche, en una zona de gran influencia de tambos, y la ruta N° 1 le brinda una gran conectividad con el puerto de Montevideo para la distribución de sus productos hacia el exterior”

 

En cuanto a la operativa de la planta, se realizarán varios cambios, en cuanto a la adecuación de la estructura. Algunos sectores de la vieja planta no se utilizarán.

Desde la empresa se indica que “el complejo industrial está conformado por tres plantas independientes: una para la elaboración de quesos, otra para suero concentrado y la restante para caseína. Esta última nave industrial no forma parte de este proyecto inicial. Será evaluada en un futuro la posibilidad de incorporar nuevos procesos para utilizar este sector, pero ello será comunicado oportunamente. Tampoco se utilizarán las instalaciones de la torre de secado spray y evaporadores ya que no se secará el suero, sino que se concentrará.

Sobre la cantidad de materia prima a elaborar, Biocoit destaca que “el recibo de leche en planta está estimado en 3.000.000 de litros mensuales. Tomando 22 días de producción al mes, se estima un recibo diario de unos 136.500 litros diarios, cifra que se estima en el valor máximo. De este total, se destinarán 90.000 L/d a la producción de quesos de pasta blanda y planta dura, 5.500 L/d a la producción de cream cheese (queso de untar de alto contenido graso, tipo “filadelfia”), 27.500 L/d a la producción de leche ultrapasteurizada y 13.500 L/d a la elaboración de yogur. Del proceso de descremado de la leche, para obtención de los tenores grasos adecuados para los diferentes procesos, se obtendrán 3.600 L/d de crema, con aproximadamente 40-50 % de materia grasa, destinada a la elaboración de manteca”