Una escuela de Tiempo Completo del departamento, vive una situación bien compleja.

Desde hace varios días, faltan varios maestros.

Faltan: docentes para un grupo de Segundo Año, para un Tercero y para dos grupos de Cuarto Año.

Esta situación complica el normal desarrollo de las clases.

Los niños deben ser atendidos por otros maestros en diferentes momentos.

Es importante destacar que los niños no se han quedado sin clases, ni han sido devueltos a sus casas. Entre los docentes que siguen trabajando y la propia directora, se reparten los tiempos para dictar clases y contener a los niños.

En esta escuela, donde los niños pasan ocho horas diarias, desayunando, almorzando y merendando allí, concurren prácticamente 400 alumnos.