Compartir...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Olga Rodríguez es una mujer muy particular.

Nació en el departamento de Soriano, pero ha vivido la mayor parte de su vida en San José. Prácticamente siempre en el área rural.

Ha desarrollado todo tipo de trabajos vinculados al campo.

Se casó y crió a sus hijos en la zona de Camino de la Costa y Puntas de Valdéz.

Aquel matrimonio se terminó. Los hijos son todos grandes y tienen sus vidas encaminadas:

  • Natalia, tiene 21 años y es enfermera
  • Michael trabaja como camionero y tiene 30 años
  • Nicolás con 23 años, es también camionero

Olga y Andrés, su pareja que además la vinculó al trabajo de alambrador, viven en una casa rodante que instalan en su lugar de trabajo que cambia cada vez que terminan una obra.

Los fines de semana, van a San José de Mayo a descansar y a ver sus hijos.

Olga y Andrés son fanáticos de los bailes de cumbias y “dos por tres salimos, aunque en invierno no tanto”.

Tengo el placer personal de ser amigo de Olga y su familia. La conozco desde hace años y puedo agregar que es una persona sumamente divertida. Siempre está con una sonrisa radiante. Le encanta conversar y las cumbias, obviamente.

 

Hoy, el diario El Observador le dedica un espacio especial pues Olga, es la única mujer alambradora del Uruguay.

Los invito a leerla.

 

La particular historia Olga una alambradora uruguaya

 

Compartir...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+