Jhon Aranda es el padrastro de Fabricio Pírez.
Fue dado de alta en esta jornada de jueves, justamente 15 días después de haber sido herido con un cuchillo, en la zona del cuello.
En las últimas horas, le habían sacado los puntos y comenzó a alimentarse por sus propios medios.
De ahora en más, tiene “internación domiciliaria”.
Lo primero que hizo el hombre, después de salir del hospital fue dirigirse a la Seccional de Policía para ratificar la denuncia presentada por “amenazas y agresiones” de parte de Sandra Pírez, en el propio hospital de San José.
En las últimas horas, Aranda y su madre charlaron con campociudad.com respecto a los hechos del 8 de junio, así también como sobre el futuro del hombre, luego de esta situación que ha vivido.
Es un hombre muy flaco. Se lo ve débil. Además está bastante disfónico. Pero se le notan las ganas de contar su versión.
Lo primero que dice es: “vos sos la primera persona que viene a preguntarme que pasó, sin ser mi familia. No ha venido nadie, hasta ahora”
¿Cómo era tu relación con Fabricio Pírez?
ARANDA – “la mejor, tengo la mejor relación con Fabricio, lo llevé para River en Montevideo a jugar al fútbol, íbamos a buscar trabajo juntos en la papa. Sí, a veces teníamos discusiones, pero como todo el mundo, lo normal”
¿Qué pasó esa tarde en la casa del Siav?
ARANDA – “yo llegue de trabajar, apronté el mate y me quedé ahí. Al rato llegó Fabricio. Lo vi medio mal y me contó del problema con esa persona y el calzado.
Conociendo a la madre, le dije que fuera a buscarlo así se evitaba un problema con la madre.
Vas a tener lío con tu madre al pedo, le dije.
El me contestó que no iba porque no tenía en que ir.
Yo le dije “bueno hace lo que quieras”
Él se va y yo sigo tomando mate
Al rato llega la madre y le conté lo que le había pasado a Fabricio.
Ahí él volvió y ya vino mal, muy nervioso.
Le dije que fuera a buscar eso hasta la casa del muchacho, pero no hubo caso.
Siguió poniéndose nervioso.
En eso pasa una moto y pensé que era el muchacho este.
Le dije de nuevo que fuera a buscarlo para no tener problemas con la madre, pero no!
Ahí entra ella, yo lo empujé y le dije “correte que va a pasar tu madre”.
Ese fue mi error, no tenía que empujarlo, fue por inercia.
Fabricio va para la cocina y lo veo que agarra algo. No vi bien que había agarrado.
Yo le dije: “vamos a sentarnos tranquilos y hablamos Fabricio”.
Ahí empieza a amagarme con el cuchillo, pero no pensé que fuera a hacerme nada.
Me amaga un par de veces, yo lo empujo y el me clava el cuchillo.
No sé que más pasó, yo me desmayé y me desperté acá.
Aranda se queda callado. Piensa y vuelve a repetir:
“Yo no quiero esto para Fabricio, no se merece estar ahí. El gurí no es malo, no es malo. No se merece está donde está”
El hombre dice que su relación con Sandra Pírez se terminó y sus intenciones son irse del departamento a trabajar y vivir a otro lado.