Este 6 de agosto de 2016, tiene para mi un sabor muy amargo.
Hoy, se cumple exactamente una década, desde que publicamos un trabajo periodístico que conmocionó al Uruguay y que trascendió fronteras.
Aquel jueves 6 de agosto de 2006, a través de la tapa del diario ULTIMAS NOTICIAS, anunciabamos que un médico de Libertad había sido acusado de matar “intencionalmente” a varios pacientes.
La brutal noticia hizo que a media mañana, la ciudad de Libertad fuera invadida por periodistas, fotógrafos, camarógrafos de todos los canales y diarios de Montevideo.
Fueron incontables las radios con las que hablé ese día. Desde todo el país, luego del asombro, se quería saber que pasaba en Libertad.
Creo que aun hoy, no sabemos realmente qué llevó a una doctora de toda la vida de la ciudad a denunciar a un joven profesional, absolutamente brillante, de cometer unas conductas totalmente anormales.
Comienzo por el final: después de sus investigaciones, la Justicia Penal de San José, determinó que la denuncia presentada carecía de toda realidad y fue archivada.
___

Los hechos

En 2005, asume por primera vez la presidencia de la República, un hombre del Frente Amplio. Un médico.
En el relevo de autoridades, el maragato Baltasar Aguilar es convocado a trabajar en el Ministerio de Salud Pública. Allí, se toma la decisión de poner a la Dra. Marta Zerbino, como directora del Centro Auxiliar de Libertad, el viejo y querido “hospital de Libertad”.
La doctora Zerbino no tenía ninguna capacitación especial para ocupar la dirección del Centro. Fue un cargo adjudicado “a dedo”, en aquel entonces.
Mucho después en el tiempo, nos enteraríamos, por boca de la propia doctora que sólo puso una condición para aceptar el cargo: SACAR A MAGGA DEL HOSPITAL. Y se la aceptaron.
___

EL INFORME DE FEMI

Pasaron los meses y una noche, recibimos un sobre con un informe de la Federación Médica del Interior (FEMI). En ese estudio, se daba cuenta de una investigación que se había realizado, a partir de la denuncia presentada por la Dra. Zerbino, en contra del Dr. Diego Magga.
Zerbino, había acusado a Magga de
– suministrar morfina en dosis letales a pacientes no terminales
– de practicar necrofilia
– de visitar pacientes internados después de las 21 horas
– de dar altas durante la noche
Femi realizó investigaciones y determinó, según el informe que se nos entregó, que Magga debía ser expulsado de los cuadros de la gremial, por lo que no podía seguir trabajando en ninguna institución del grupo.
Poco después, con base en este informe, se presentó una denuncia en el Juzgado Penal de San José (Libertad aun no tenía una sede letrada).
 ___

Magga se va del país

Al tomar estado público el contenido de ese informe, la situación se volvió muy dura para el joven médico libertense. En particular para la familia. Fueron días realmente terribles, por lo que el doctor y su esposa, decidieron salir de la ciudad. Se trasladaron a Argentina y allí permanecieron hasta que la Justicia citó a declarar al médico.
 ___

zerbino también usaba morfina

En la ciudad, no se hablaba de otro tema. Los periodistas seguían viniendo a diario, en procura de más información, algunos. Otros sólo para alimentar el morbo.
En uno de los trabajos que participamos, fue en la investigación que realizó el programa Zona Urbana, que se emitía por Canal 10 y tenía una de las mayores audiencias de la televisión. El periodista Gabriel Pereyra vino a Libertad y recorrimos durante varias horas, a todos los involucrados en esta historia.
Sin duda, lo que todos aun hoy recordamos es la entrevista que Pereyra le realizó a la directora del Hospital y denunciante de Magga: Marta Zerbino.
En esa entrevista, que duró muchos minutos y de los cuales el periodista emitió sólo la parte sustancial, LA DOCTORA ZERBINO RECONOCIÓ QUE ELLA TAMBIÉN UTILIZABA MORFINA PARA PACIENTES TERMINALES.
 ___

MARCHA DEL SILENCIO

En ese marco, el 19 de agosto, se realizó la MARCHA DEL SILENCIO en apoyo al médico acusado. La marcha recorrió las calles de la ciudad y terminó frente al vació domicilio del doctor Magga. Frente al hospital, habló el Dr. Miguel Angel Donabella, médico personal de Magga. LA DIARIA (periódico de Montevideo) indicó que “unas 800 personas marcharon por las calles de la ciudad de Libertad en apoyo al doctor Diego Magga”
 ___

Magga retorna a su casa

Cuando la jueza Adriana De Los Santos, cita a Magga a declarar, el doctor retorna desde Argentina, junto a su familia. A su llegada a Libertad, los espera una enorme cantidad de gente, para saludarlo y expresar su apoyo en persona.
El doctor Magga se presenta ante la Justicia Penal con la Dra. Hebe Martínez Burlé, como su abogada defensora.
Poco después de esta audiencia, también a través de ULTIMAS NOTICIAS, publicamos la información respecto a la decisión judicial: el fiscal Ariel Cancela “no encontró mérito” para inculpar al Dr. Diego Magga de ninguna conducta reprobable.
El caso se archiva.
La tranquilidad demora en llegar a la casa del Dr. Magga. Es que muchísima gente quiere ir a saludarlo y a darle un abrazo.
___

Magga se va definitivamente

Pero, el daño había sido irreparable. Hasta los pequeños hijos del médico sufrieron las consecuencias de la denuncia planteada contra el joven doctor.
Por eso, poco tiempo después, el doctor Magga y su esposa toman la dura determinación de irse del país, en busca de otros horizontes.
___

Magga hoy

El médico libertense es hoy uno de los doctores más exitosos. Trabaja al más alto nivel mundial en su pasión: la medicina. Sus hijos han crecido en otra patria. Su familia sigue en Libertad.
___

Los protagonistas

Dr. Diego Magga – nació y vivió toda su vida en Libertad. Hijo de una querida y respetada familia libertense, esta denuncia le llegó a sus 36 años
Dra. Marta Zerbino – la denunciante, después de terminar su etapa de directora del Centro Auxiliar de Libertad, se jubiló.
Dr. Baltasar Aguilar – fue quién nombró a Zerbino en la dirección del hospital. Después de aquella incursión en el primer gobierno de Tabaré Vázquez, abandonó la política activa. Es el actual presidente de la Asociación Médica Femi San José.
Dr. Walter De Léon – fue uno de los dos médicos que acompañaron al Dr. Magga en su comparescencia ante la Justicia. El otro fue el Dr. Antonio Atilio
Dra. María Julia Muñóz – era la ministra de Salud Pública en aquel entonces. Hoy, es la ministra de Educación y Cultura
Dra. Virginia Pérez – fue la abogada de la doctora Zerbino
Dra. Hebe Martínez Burlé – fue la abogada defensora del Dr. Diego Magga
Dr. Ariel Cancela – fue el fiscal de la causa, no encontrando mérito en la denuncia
Dra. Adriana De Los Santos Arigoni – era la Jueza Letrada en San José de Mayo. Hoy trabaja en el Juzgado de Crimen Organizado. Cuando habla de este caso, lo menciona como la denuncia más impactante en la que le tocó trabajar.
___
Publicamos la nota que escribimos para ÚLTIMAS NOTICIAS dando cuenta del archivo del caso.
___

La Justicia archiva hoy caso contra Magga por eutanasia

 
Magga dijo su versión en todos los foros. Ahora la Justicia le da la razón.

El caso Magga llegó a su fin. Después de seis meses, la jueza de San José, Adriana De los Santos, decidió archivar el expediente. El médico no descarta iniciar juicios a Salud Pública y a Femi, que lo denunciaron por eutanasia.

Fuentes judiciales revelaron a Ultimas Noticias que el fiscal Ariel Cancela solicitó el archivo del caso Diego Magga -acusado de provocar la muerte de cuatro de sus pacientes por suministro de elevadas dosis de morfina- al entender que del expediente no surgen elementos que supongan que la actuación del médico en los casos señalados haya sido delictiva.

En la jornada de hoy, el doctor deberá presentarse ante la Justicia de San José junto a su abogada, Hebe Martínez Burlé. Allí, la jueza les notificará la resolución tomada después de más de seis meses de investigación y análisis de diferentes informes técnicos solicitados por la Justicia.

INFORME EN DUDA

Los últimos informes recibidos por la Justicia ponían en duda la presunta responsabilidad del profesional en las muertes denunciadas. Un documento elaborado por una junta médica del Instituto Técnico Forense (ITF), y entregado a la jueza a mediados de noviembre, habría sido clave para definir el archivo del caso. La junta médica del ITF determinó en sus pericias que los pacientes consintieron el tratamiento y que sus familiares aceptaron la terapia para acortar la agonía de los mismos.

Junto al referido informe se conoció otro de la Facultad de Medicina que también exculpaba a Magga de toda responsabilidad en los casos en los cuales era indagado por la Justicia maragata.

LAPIDARIO

Por su parte, la defensa de Magga presentó en su momento un escrito realizado por el jefe de la Unidad de Medicina Psicosocial del hospital Maciel donde un especialista en pacientes terminales indicaba que “cualquier médico con experiencia clínica ha visto a pacientes en etapas terminales de insuficiencia respiratoria ya sea por cáncer, enfisema o fibrosis pulmonar en donde la indicación de morfina se hace para tratar la disnea (sensación subjetiva de falta de aire) y la sofocación, que estas dosis llegan a cantidades increíbles y el paciente persiste a veces quejándose todavía de su disnea, por lo que hay que hacer refuerzos. Nosotros nos dedicamos a pacientes terminales y una de las preocupaciones es el alivio del sufrimiento y del dolor físico. Las mediciones internacionales de una buena asistencia en esa etapa de la vida es uso de morfina por parte del sistema de salud. Existen prejuicios y desconocimiento de la morfina. La dosis máxima es la que permita la analgesia”, concluyó de manera contundente el informe presentado por la defensa y que se transformó, a estar por lo informado por fuentes judiciales, en una pieza clave para determinar la inocencia del controvertido profesional josefino.

UN CASO QUE CONMOVIÓ AL GREMIO MÉDICO

El caso del médico acusado de provocar la muerte de cuatro pacientes tomó estado público el 6 de agosto de 2006 a través de un informe publicado por Ultimas Noticias.

En él se recogía el dictamen de un Tribunal de Ética de la Federación Médica del Interior (Femi) que concluía que cuatro pacientes del hospital de Libertad habían fallecido víctimas de altas dosis de morfina suministradas por el doctor Magga.

El informe consignaba, además, que el galeno había sido expulsado de Femi, el gremio médico del interior. Ocho días después, y con el médico fuera del país junto a su familia, la Justicia de San José comenzó con las indagatorias en busca de esclarecer el caso.

La jueza De los Santos le tomó declaraciones a la directora del hospital de la ciudad de Libertad, Marta Zerbino (que promovió la investigación del médico), y a varias enfermeras que trabajaron con Magga en el nosocomio.

Casi un mes más tarde, el 6 de setiembre, Magga retornó a Uruguay, procedente de Buenos Aires, y se presentó ante la Justicia.

Acompañado de su abogada, Hebe Martínez Burlé, el médico afirmó su inocencia y señaló que se había ido del país para evitar un “linchamiento” debido al estado público que tomó su situación. “Vengo a aclarar frente a la Justicia mi inocencia -de la que estoy convencido y por eso volví del exterior”-, dijo. El siguiente paso de la Justicia fue solicitar un informe técnico a una junta especializada del Instituto Técnico Forense.

FUERTE RESPALDO DE LA POBLACIÓN

Cuando Magga volvió de Buenos Aires y fue ante la Justicia, todo el pueblo de Libertad estuvo presente para recibirlo. En su ausencia, los vecinos organizaron marchas en su respaldo y en repudio a la directora del hospital local, Marta Zerbino, quien lo denunció por practicar eutanasia. Entre las personas que estaban allí para brindarle su respaldo se encontraba un compañero del hospital de Libertad, el doctor Walter De León, que no dudó en afirmar que la situación se desencadenó por “problemas personales” entre Magga y Zerbino.

“Todo empezó por un enfrentamiento personal, incluso antes de que se supiera lo de las ampollas de morfina. Era un problema de celos entre colegas”, dijo, y defendió ciegamente a su compañero. “No es un asesino serial”, afirmó.