La nueva línea L que implementó la empresa Cita, a instancias del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, hasta el momento, ha sido un “rotundo fracaso” de acuerdo a fuentes vinculadas al sector.

Empresarios del sector, indicaron a EL ESPEJO RADIO que “ahora viajan casi las mismas personas que antes, pero en mucho más turnos”, por lo que “la propuesta deberá ajustarse o cambiarse”.

Desde el mes de mayo, viajar de Libertad a la Terminal Río Branco en Montevideo, ha tenido un costo de 71 pesos. Hasta ese momento, el boleto costaba $ 92.

Se multiplicaron la cantidad de turnos, en la creencia que la gente optaría por este servicio.

 

Pero la realidad ha sido bien distinta. Muy pocas personas cambiaron sus rutinas de viajar a la Terminal de Tres Cruces, para ir a la Ciudad Vieja. Es muy poco práctico, si uno debe ir a las inmediaciones de la Terminal de Tres Cruces, viajar a la Ciudad Vieja y luego tomarse otro ómnibus “chico” para llegar a destino.

 

Cita: “no ha sido lo que esperábamos”

El Gerente Comercial de Cita, Carlos López, consultado sobre el resultado de la experiencia, fue parco en sus declaraciones. Comentó que el resultado “no ha sido lo que esperábamos”, pues no se ha incrementado sustancialmente la venta de boletos.

El ejecutivo indicó que están en contacto diario con la Dirección Nacional de Transporte del Mtop, evaluando la situación en forma constante.

 

Usuarios de Libertad molestos

En tanto, muchos usuarios que utilizan la frecuencia entre la ciudad y la capital del país, se han quejado por la duración de los viajes.

Los retornos desde Montevideo a Libertad, a última hora de la jornada, suelen duran más de una hora. En ocasiones, se acercan a la hora y media.

El motivo es la cantidad de usuarios de Ciudad del Plata, que viajan en estos turnos, en lugar de utilizar los coches que van hasta aquella zona.