Lo habíamos adelantado ayer: el asesino de Susana Icardi, vecina de Juncal, fue su propio esposo.

Asesinato: confesó el esposo

 

“Homicidio muy especialmente agravado”

Después de la reconstrucción, el detenido fue trasladado al edificio del Poder Judicial, ubicado en Treinta y Tres casi Larrañaga, en la capital departamental.

Después de la correspondiente audiencia, el juez Duvi Teixidor de San José de Mayo, lo mandó a la cárcel imputado del delito de “homicidio muy especialmente agravado”.

A esta hora, el asesino es trasladado a la Jefatura de Policía de San José, para su fichaje y luego se lo llevará a Cárcel Central en Montevideo, donde funciona el Centro de Diagnóstico. Seguramente sobre el viernes, el homicida será derivado al penal de Santiago Vázquez.

 

Reconstrucción

En la tarde de este miércoles, el hombre de 65 años,  fue llevado por la policía hasta la casa en la que mató a su esposa.

Allí se realizó la reconstrucción, con un gran despliegue policial y presencia de los representantes del Poder Judicial.

También llegaron hasta el lugar, varios periodistas, pero fueron alejados del lugar, de forma que prácticamente no pudieron ver nada.

 

Asesinato

En la tardecita del lunes, en campociudad.com publicamos la terrible noticia. Otra persona del medio rural, había sido asesinada de un golpe en la cabeza.

Asesinaron a una mujer en el campo

 

El asesino, primero había dicho que salió a buscar las vacas al campo y cuando regresó, encontró a su esposa muerta con una gran herida en la cabeza.
Indicó además que, de su billetera, faltaban unos 8.000 pesos.

La policía movilizó a personal de varias dependencias para tratar de buscar elementos que permitieran detener al responsable del asesinato.

El martes en la mañana, llegó un gran contingente de policías de la Guardia Republicana, para “peinar la zona”.

Los policías encontraron una pala de hacer pozos. Esa había sido el arma homicida.

Más tarde, el esposo fue interrogado y terminó aceptando que había sido el mismo quien mató a la señora de 74 años.

Ante esta declaración, se desactivó el operativo policial montado. Los policías de Montevideo volvieron a la capital del país y la investigación quedó en manos de los uniformados maragatos.

 

Crímenes siguen sin aclarar

En tanto, los dos crímenes de Chamizo siguen sin avances. El asesinato de Juncal, obligó a la policía a concentrar al 100 por ciento del personal disponible, a resolver este caso.

De esta forma, se detuvo la investigación del homicidio de la anciana de 91 años que murió la semana pasada.

En la próxima jornada, se espera que la policía vuelva a Chamizo, para tratar de encontrar elementos que ayuden a esclarecer ese homicidio.